Como parte de la Feria Internacional de la Lectura y el Libro (FILELI) Tabasco 2019, se llevó a cabo la presentación de la novela El vendedor de silencio, de Enrique Serna. Los comentarios estuvieron a cargo de Álvaro Ruiz Abreu, Michael K. Schuessler,  Víctor Sámano y el autor.

“No escribí esta novela porque quisiera dañar la reputación de Carlos Denegri, más de lo que estaba, tampoco pretende defenderlo. La escribí para resucitarlo, para humanizar a un personaje que es el más satanizado de la historia del periodismo mexicano. Mi intención en la novela es que cada lector descubra al pequeño Denegri que todos llevamos dentro”, afirmó.

Destacó que le atrajo la personalidad del protagonista, Denegri, quien era el vocero extraoficial de la presidencia, una especie de recadero de lujo, que decide convertirse en el gran empresario del periodismo.

Serna explicó que su novela es narrada desde la conciencia del protagonista, una conciencia en descomposición, sobre todo durante los últimos años de su vida, que son el tiempo presente de la novela en los que coincide el derrumbe profesional con el derrumbe íntimo del periodista.

“Entonces yo tengo que narrar el proceso degenerativo del régimen político al que sirvió Carlos Denegri, porque en ese personaje hay una muy estrecha vinculación entre la vida privada y la vida pública, entre esa misoginia patológica y el carácter autoritario del régimen al que servía. Porque podía maltratar a sus esposas impunemente, porque sabía que si ellas iban a denunciarlo a la delegación, él iba a salir en cinco minutos y además lo iban a escoltar hasta su casa.  En un momento se llegó a sentir como un socio del poder”, puntualizó el escritor mexicano.

Asimismo,  señaló que quiso en esta novela compartir su perplejidad por el hecho de que un periodista tan mercenario haya sido una celebridad en su época, porque ganó reconocimientos y la gente lo veía como un triunfador a pesar de saber los escándalos que él protagonizaba constantemente y a pesar de saber que era corrupto y chantajista.

“Creo que esto es un ejemplo de cómo puede haber una aceptación total de la corrupción. Denegri era temido, respetado, admirado, era la figura emblemática que se supo imponer a la mala, era intocable. También tuvo mucho éxito como periodista de sociales”, indicó.

En tanto, Álvaro Ruiz Abreu comentó que hace tiempo no leía un libro como El vendedor de silencio, tan vigoroso y que le emocionara tanto sobre la vida política, cultural y social de México, de varias décadas.

“Cincuenta años pasan por nuestra vista en esta magnífica y excepcional novela que ha tenido mucha aceptación. Denegri tejió su propia ruina social y moral. Este reportero triunfante dejó la verdad y las causas justas a cambio de todo aquello que es redituable”, expresó.

Por otro lado, Víctor Sámano mencionó que la novela es una lectura que atrapa. La imagen de la portada nos remite de inmediato al personaje que estamos a punto de conocer, con una sonrisa burlesca y mirada que pretende seducir, pero que en el fondo mide a su propia presa.

“Es una novela con gran soporte documental, de investigación y excelente narrativa. Es un viaje del interior de la persona. Es una novela para disfrutar y reflexionar”, sostuvo.

Por su parte, Michael K. Schuessler comentó que Enrique Serna se aparta de la mayoría de sus contemporáneos. Es uno de los escritores que más libros vende en México y uno de los más leídos, a pesar de que este país es un desierto de lectores.

“Esta novela biográfica recrea los amores y las corruptelas de uno de los periodistas más notorios del medio siglo mexicano”, indicó.

Igualmente externó que la noche del 9 de noviembre, hace algunos días, Serna fue declarado ganador del Premio Excelencia en las Letras “José Emilio Pacheco”, galardón otorgado por la Universidad Autónoma de Yucatán y por el grupo UC-Mexicanistas.